Bloqueo del plexo celíaco, el alivio del dolor abdominal crónico

El bloqueo del plexo celíaco es una de las técnicas intervencionistas que se puede practicar a las personas con cáncer de páncreas o de estomago, en las unidades especializadas en el tratamiento del dolor crónico como la Clínica Dolor de Madrid.

Se conoce como plexo celíaco al grupo de nervios localizados en la parte superior del abdomen, detrás del páncreas y cerca de la aorta, la arteria más grande del organismo. Estos nervios son los que conectan el páncreas, la vesícula biliar, los intestinos, el hígado y el estómago con la médula espinal y el cerebro.

Es común que una neoplasia (masa anormal de tejido) presente en el esófago, estómago, páncreas o hígado cause dolor en las personas porque presiona, precisamente, los nervios del plexo celíaco.

El cáncer pancreático, por ejemplo, además de ser uno de los más difíciles de tratar, genera dolor intenso y crónico en el 50 al 70% de los pacientes. Para reducir la intensidad de tal dolor, y tras agotar la llamada escalera analgésica, que es la aplicación de tratamientos farmacológicos de intensidad creciente, el bloqueo del plexo celíaco se considera una técnica segura y efectiva.

Bloquear el plexo celíaco para disminuir el dolor

Generalmente los pacientes con cáncer de páncreas avanzado se quejan de dolor abdominal severo y requieren medicamentos muy fuertes para paliarlo. Dicha medicación, que en la mayoría de los casos se compone de opioides, puede causar efectos secundarios muy serios como estreñimiento agudo, náuseas, depresión respiratoria y adicción física.

En estadios avanzados de la dolencia oncológica o ante la ingesta de opiáceos durante un período prolongado, las personas pueden llegar a desarrollar resistencias al tratamiento farmacológico, de modo que el dolor ya no se mitiga o no desaparece de la manera en que ocurría en las primeras fases del tratamiento. En estas circunstancias es cuando se recurre al bloqueo del plexo celíaco.

Con este procedimiento lo que se hace es inyectar esteroides o analgésicos en los nervios para detener el dolor por un tiempo breve. Es el bloqueo propiamente dicho. También se puede practicar una neurólisis, que es una intervención en la que se inyecta una agente neurolítico. Los más utilizados entre ellos son el etanol, el fenol y el glicerol. La neurólisis proporciona un alivio del dolor prolongado ya que mediante ella se produce la destrucción de la membrana celular de los nervios.

El efecto, aunque más duradero que en el primer caso, no es permanente, ya que al cabo de unos meses los nervios celíacos se regeneran y vuelen a estar activos. El tiempo que tardan en volver a mandar estímulos al cerebro puede oscilar entre los 3 y los 9 meses.

Viabilidad y efectividad del bloqueo del plexo celíaco

De acuerdo con la historia clínica, y en atención a variables como la edad, el tipo de cáncer y la expectativa de vida del paciente, los especialistas determinan si el bloqueo del plexo celíaco es viable.

Se desaconseja, cuando los pacientes presentan trastornos de la sangre como coagulopatía (disminución en la capacidad de coagulación de la sangre) o trombocitopenia (disminución de la cantidad de plaquetas circulantes en el torrente sanguíneo).

Asimismo, el bloqueo está contraindicado en los casos de infecciones locales, intra-abdominales o septicemia (presencia de bacterias en la sangre).
También se evita realizar bloqueo del plexo celíaco si el paciente presenta obstrucción intestinal, ya que podría agravarla.

Cuando puede ser practicada, esta técnica es altamente efectiva para el tratamiento del dolor abdominal persistente. Aunque por lo general no lo quita por completo, sí permite reducir el uso de analgésicos potentes y por ende evita sus molestos efectos secundarios.

¿Cómo se realiza el bloqueo del plexo celíaco?

Un bloqueo nervioso puede realizarse de dos maneras. Una es la percutánea, es decir a través de la piel, y la otra es mediante una ecografía endoscópica.
Con el método percutáneo el médico introduce una aguja por la espalda, con la ayuda de un equipo de rayos X, e inyecta un anestésico local dentro del plexo celíaco, a través de un disco intervertebral. Posteriormente aplica por la misma vía la sustancia neurolítica. Este procedimiento disminuye el riesgo de lesión de vísceras.

En el caso de la ecografía endóscopica se introduce una sonda de ultrasonido por la boca del paciente hasta la parte superior del intestino delgado. De esta manera se obtienen imágenes detalladas del páncreas que permiten hacer el bloqueo de manera muy precisa.

Antes de ser sometido a cualquiera de estos dos procedimientos, el paciente es sedado. Además se usa anestesia local tanto en la parte de la espalda donde se introduce la aguja, como en la garganta, en el caso de la endoscopia.

¿Cuánto tiempo tarda el bloqueo del plexo celíaco y qué pasa después?

Este procedimiento varía de acuerdo con el método que se emplee, pero por lo general suele tardar de 30 a 60 minutos.

Después del bloqueo el paciente siente alivio del dolor, aunque las sustancias neurolíticas pueden tardar algunos días en hacer efecto de manera completa. Como dijimos anteriormente, este bloqueo es reversible, por lo que se deberá repetir una vez que los nervios celíacos se regeneren y vuelvan a mandar señales al cerebro.

Con todo, continúa siendo una de las maneras más efectivas de controlar el dolor crónico abdominal de origen oncológico o producido por pancreatitis. Se calcula que hasta un 80% de los pacientes con estas dolencias pueden beneficiarse de este tratamiento, con cambios significativos en su calidad de vida.

IMPORTANTE
Este blog tiene como objetivo dar a conocer la actividad de la Clínica del Dolor de Madrid al público en general. En ningún momento la información de estas líneas reemplaza el diagnóstico médico o la prescripción de tratamiento que determine el personal sanitario para cada paciente.