El dolor crónico postoperatorio

¿Has escuchado hablar del dolor crónico postoperatorio? Te daremos tres pistas para identificarlo: Si un dolor persiste después de tres meses de realizada una cirugía, es diferente al dolor por el cual el paciente fue intervenido y no es ocasionado por otra enfermedad, entonces hablamos de un dolor postoperatiorio que se ha convertido en crónico. Así lo vemos y lo tratamos, de acuerdo con los estándares médicos, en la Clínica del Dolor de Madrid.

Se estima que de cada cien personas que son sometidas a una intervención quirúrgica, seis padecen dolor crónico postoperatorio, también conocido por la sigla DCP. Aunque un 6% parece una cifra menor, realmente no lo es si tenemos en cuenta que en España se realizan cada año más de 3 millones y medio de intervenciones quirúrgicas, lo que significa que unas 210.000 personas más sufren DCP al término del año.

La pregunta que surge es ¿por qué algunas personas sufren este tipo de dolor y otras no? No se sabe a ciencia cierta qué es lo que protege a las personas que no padecen el dolor crónico postoperatorio, pero sí que hay unos factores de riesgo que ayudan a predecir la probabilidad de que se cronifique.

Influencia del tipo de intervención en el dolor crónico postoperatorio

El tipo de cirugía, la parte del cuerpo afectada, la técnica utilizada y la duración de la intervención, son factores que determinan la probabilidad de padecer o no DCP. Las intervenciones quirúrgicas en las que hay más riesgo de que el paciente pueda sufrir dolor crónico son:

  • Amputación. Se estima que el 80% de los pacientes a los que se les amputa algún miembro pueden llegar a cronificar el dolor postquirúrgico.
  • Toracotomía. Las cifras hablan que el 30% de las personas que son sometidas a esta cirugía, en la que se abre la pared torácica, manifiestan dolor intenso un año después de la intervención.
  • Esternotomía. Las intervenciones quirúrgicas que se llevan a cabo sobre el esternón también tienen una alta probabilidad de DCP. De 100 pacientes que se han someten a este procedimiento, 40 siguen con dolor un año después.

Otras intervenciones con alta incidencia de dolor crónico postoperatorio son las mastectomías (extirpación de una o ambas mamas) y los reemplazos articulares de rodilla y cadera.

Las lesiones nerviosas y el dolor crónico postoperatorio

Otro factor de riesgo del dolor crónico postoperatorio lo constituyen las alteraciones neurológicas que pueda tener el paciente con anterioridad a la cirugía, tales como la hipo o hiperestesia, es decir, respectivamente, la baja o alta sensibilidad en la zona en la que se va a realizar la intervención.

Dicho de otra manera, hay que tener en cuenta que las lesiones nerviosas previas tienen un papel importante dentro del desarrollo del DCP.

El dolor crónico postoperatorio y la ‘catastrofización’

La catastroficación es una orientación emocional y cognitiva extremadamente negativa hacia el dolor que puede llegar a tener una persona. Es lo que ocurre con los individuos que tienden a enfocarse de tal manera en la sensación dolorosa, que acaban por exagerar el daño y sentirse incapaces de controlar el dolor.

Vivida de esta manera, la catastrofización del dolor es otra de las causas que influyen en la aparición del dolor crónico postoperatorio, ya que muchas personas que lo padecen han tenido tiempo previo desde la programación de la cirugía hasta la realización de la misma, para enfocarse de manera exagerada en la posibilidad de padecer dolor.

Otros factores que influyen en la aparición del DCP

  • Los factores genéticos
  • El género. El DCP es más habitual en las mujeres.
  • La edad. El DCP resulta más frecuente en los jóvenes que en las personas mayores.
  • La obesidad. Algunas investigaciones apuntan a que la leptina, sustancia más presente en personas con sobrepeso desmedido, actúa como proinflamatorio.
  • La ansiedad y la depresión
  • Las reoperaciones y las complicaciones quirúrgicas. Entre estas últimas, el factor más frecuente son las infecciones.

¿Se puede prevenir que el dolor se cronifique tras una cirugía?

En realidad los especialistas en dolor siempre estamos estudiando los desencadenantes y buscando alternativas para evitar que se cronifiquen. Esa es la razón por la cual, cuando se va a practicar una intervención quirúrgica, el anestesista tiene una cita previa con el paciente para estudiar su historia y ver si concurre alguno de los factores de riesgo que mencionamos antes. Esto con el fin de ajustar lo mejor posible su tratamiento analgésico.

Se sabe que el dolor severo en el postoperatorio es un factor predictivo de dolor crónico. Por eso es muy importante hacer un seguimiento al paciente tras la cirugía y ver la evolución de su percepción del dolor en los primeros cinco días tras la realización de la cirugía, con el fin de aplicar el tratamiento adecuado.

Los cirujanos también son conscientes de que entre más se perfeccionan las técnicas quirúrgicas, tanto los músculos, como los tejidos y nervios se verán menos afectados, y por tanto los procesos inflamatorios serán de menor intensidad, así como el dolor postoperatorio.

Uno de los ejemplos de operaciones de este tipo lo constituye la laparoscopia, cirugía mínimamente invasiva que hace uso de un aparato especial conectado a una lente óptica, con lo que se evita la necesidad de practicar incisiones demasiado grandes en ciertos pacientes.

Características del dolor crónico posotperatorio

A diferencia de otros dolores, el DCP no tiene unas características específicas, ya que, en función del tipo de cirugía, las sensaciones que describen los pacientes son muy diversas.

Lo que sí podemos decir es que los dolores crónicos postquirúrgicos más frecuentes que llegan a nuestra Clínica son los relacionados con cicatrices dolorosas, con el síndrome doloroso regional complejo y con la lumbociática postquirúrgica.

Tratamiento del dolor crónico postoperatorio

De acuerdo con el diagnóstico que se hace en la Clínica del Dolor de Madrid, el DCP se trata mediante procedimientos en el sitio de la lesión o aplicados a los nervios que transmiten el dolor.

IMPORTANTE
Este blog tiene como objetivo dar a conocer la actividad de la Clínica del Dolor de Madrid al público en general. En ningún momento la información de estas líneas reemplaza el diagnóstico médico o la prescripción de tratamiento que determine el personal sanitario para cada paciente.