La Clínica del Dolor de Madrid reabre con un protocolo especial de atención a pacientes

Los efectos de la pandemia de COVID-19 en la vida de las personas aún están por evaluarse en distintos niveles. Lo cierto es que, tras las necesarias medidas de confinamiento para evitar una mayor propagación del virus causante de esta enfermedad, nos encontramos en un momento que se ha venido a llamar “la nueva normalidad”.

Esta etapa está caracterizada por el retorno paulatino a las actividades que desarrollamos fuera de nuestros hogares, motivado por la necesidad de interacción directa del hombre con su entorno y con los demás, como uno de los fundamentos de nuestro bienestar y de la economía, pero marcado a la vez por una realidad innegable: la amenaza del COVID-19 permanece latente.

Todo lo anterior nos obliga a implementar una serie de medidas que reduzcan las posibilidades de contagio, en los distintos espacios que volvemos a ocupar.

En este nuevo escenario, y de acuerdo con las recomendaciones de las autoridades, en la Clínica del Dolor de Madrid hemos reabierto nuestras puertas y reanudado las consultas presenciales.

Velamos por la seguridad de nuestros pacientes, por lo que hemos diseñado y adoptado un protocolo para su atención, basado en las medidas de prevención indicadas por el Ministerio de Sanidad para nuestra actividad.

El protocolo que presentamos a continuación tiene como objetivo minimizar el riesgo de exposición al COVID-19 de nuestros todos nuestros pacientes y del personal sanitario de la consulta, por lo que unos y otros nos comprometemos a su estricto cumplimiento.

DESCARGA EL PROTOCOLO EN PDF