Ocho de cada diez españoles padecen lumbalgia a lo largo de sus vidas

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “el dolor lumbar es la causa principal de vivir con discapacidad durante años en todo el mundo”. De allí que en centros especializados como la Clínica del Dolor de Madrid, atendamos numerosos casos de dolor asociado a la parte baja de la espalda.

Y es que las estadísticas que recopilan datos médicos de la población española en los últimos años, han logrado establecer que el 80% de las personas padece o va a padecer algún tipo de lumbalgia durante su vida.

No obstante, no todos los casos precisan un tratamiento en unidades del dolor como la nuestra. Dependiendo de su intensidad y duración, numerosos episodios de lumbago -como también se conoce a esta dolencia-, pueden ser superados con higiene postural (hábitos de correcta posición del cuerpo) o con tratamientos farmacológicos de corta duración (prescritos por los médicos de atención primaria y por otros especialistas).

Pero todas aquellas personas que padezcan un dolor en la zona lumbar que se prolongue más allá de los 3 meses pueden -y deberían- acudir a unidades como la Clínica del Dolor de Madrid, para que expertos del equipo multidisciplinar de profesionales evalúen su caso e inicien los tratamientos específicos para aliviar su condición.

¿Qué es el dolor lumbar?

Al dolor que se localiza en la parte baja de la espalda y que está relacionado con alteraciones de varias estructuras (músculos, huesos, discos, tendones o ligamentos de esta parte del cuerpo), se conoce como dolor lumbar o lumbalgia.

La zona lumbar es la de más alta incidencia de dolores de espalda y abarca las cinco vértebras lumbares (de la L1 a la L5) que son las que sostienen la mayoría del peso de la parte superior del cuerpo. De ahí su vulnerabilidad.

Como a lo largo de toda la columna, los espacios entre las vértebras están ocupados por cartílagos esponjosos denominados discos intervertebrales, que actúan a modo de almohadillas que proporcionan amortiguación para la columna vertebral.

¿Por qué la zona lumbar es tan propensa al dolor?

Por una parte, como ya se dijo antes, porque en nuestra condición de seres bípedos la zona lumbar soporta el peso de la parte superior del cuerpo, así como la torsión del mismo convirtiendo a esta región en la “bisagra” principal del cuerpo .

¿Cúal es la causa de la lumbalgia?

Una de las causas más comunes del dolor lumbar es la distensión o desgarro de un ligamento o de un músculo de la espalda. Esto puede producirse, por ejemplo, al levantar un objeto pesado, al girar el cuerpo o al realizar un movimiento brusco de forma inadecuada.

Detrás de esta causa puede encontrarse la falta de ejercicio físico, el sobreentrenamiento, la ausencia de técnica para la práctica de un deporte o lesiones producidas por la actividad física en el ámbito laboral.

El dolor lumbar puede ser producido asimismo por hernias o desgastes de los discos, por fracturas vertebrales debidas a osteoporosis, traumatismos, enfermedades reumáticas, tumorales o por ciertas deformaciones de la columna.

Se ha demostrado también que el estrés y el bajo estado de ánimo, pueden influir en la percepción del dolor lumbar y aumentar su incidencia e intensidad.

Clasificación de las lumbalgias

Dependiendo del tiempo de duración, las lumbalgias pueden ser agudas, cuando el dolor permanece entre 2 y 3 semanas; subagudas de 3 semanas a 3 meses de duración, y hablamos de lumbalgia crónica cuando el dolor sobrepasa los 3 meses y se puede intensificar por períodos de días o semanas.
Según las estadísticas, el 85% de las lumbalgias tienen un buen pronóstico y el 15% restante se vuelven crónicas. Cuando ya se habla de una cronificación de la lumbalgia es cuando los pacientes son remitidos a unidades especializadas como la Clínica del Dolor de Madrid en busca de tratamientos que ayuden a aliviar su dolor y mejorar su calidad de vida.

¿Cómo se diagnostica una lumbalgia?

Para conocer la causa específica de la lumbalgia, es necesario realizar una historia clínica detallada enfocada en el dolor: inicio de los síntomas, localización, duración, intensidad y características.

También se pueden solicitar pruebas diagnósticas en caso de ser necesarias. Las más frecuentes son la radiografía, la tomografía axial computarizada (TAC) la resonancia magnética nuclear (RMN), útil tanto para evaluar los problemas de los discos intervertebrales y de las raíces nerviosas, como para descartar otras causas de lumbalgia como infecciones espinales o tumores.

En casos específicos, conviene asimismo realizar una evaluación psicológica y psicosocial.

¿Cómo se trata la lumbalgia crónica?

Existen diversas formas de tratar una lumbalgia crónica:

Tratamiento farmacológico

Como en todo tratamiento de este tipo, la administración de analgésicos en el dolor lumbar va acompañada de un protocolo de utilización siguiendo la escala recomendada por la OMS.
Se pueden emplear los anti-inflamatorios (AINE) u otros analgésicos, opioides débiles (codeína, tramadol), y en casos de dolor moderado-severo los opioides mayores (fentanilo, oxicodona, morfina)

Tratamientos intervencionistas

Cuando el dolor lumbar no se alivia con los fármacos o existe alguna contraindicación para su utilización, se realizan técnicas intervencionistas mínimamente invasivas para controlar el dolor: bloqueos musculares y de puntos gatillo, bloqueos epidurales, tratamientos sobre las articulaciones de la columna lumbar (facetas) y/o sobre el disco intervertebral

Otros tratamientos

Un tratamiento complementario es la estimulación eléctrica transcutánea (TENS) de manera continuada. En los centros de rehabilitación se suele trabajar con sesiones de 10 minutos durante 10 días, distribuidos en dos semanas. En las unidades de dolor como la Clínica del Dolor de Madrid, pueden aplicarse hasta 8 horas continuadas de estimulación eléctrica al día. Tiene la ventaja de no presentar efectos secundarios, por lo que es de preferencia para ciertos pacientes. Algunos de ellos llevan hasta 10 años con tratamiento diario de TENS.

La rehabilitación y el apoyo psicológico suelen ser recomendados como tratamiento o como complemento al tratamiento de algunos tipos de lumbalgia.

IMPORTANTE
Este blog tiene como objetivo dar a conocer la actividad de la Clínica del Dolor de Madrid al público en general. En ningún momento la información de estas líneas reemplaza el diagnóstico médico o la prescripción de tratamiento que determine el personal sanitario para cada paciente.