El dolor crónico del hombro de nadador

Hay quienes opinan, y no sin razón, que la natación es uno de los deportes más completos y beneficiosos para el cuerpo humano, debido al alto esfuerzo cardiovascular que demanda, a la forma en que ejercita extremidades superiores e inferiores, y al bajo impacto que tiene en las articulaciones la práctica en el medio acuático. No obstante, todo tiene sus matices, porque justamente una de las lesiones deportivas que hemos atendido en la Clínica del Dolor de Madrid es conocida popularmente por su alusión a esta disciplina. Hablamos del “hombro de nadador”, una lesión dolorosa que, para ser justos, no solo se debe a la natación, sino que también afecta a quienes practican deportes de raqueta y a las personas que realizan actividades laborales o domésticas que demandan movimientos repetitivos del brazo.

Lo primero que debemos saber para explicar esta lesión es que el hombro no es una articulación única, sino un conjunto anatómico que permite la unión del tórax con la extremidad superior. Lo siguiente a tener claro es que el hombro constituye el grupo articular con más movimiento del cuerpo humano y, por tanto, es el más propenso a sufrir lesiones. Para entenderlas mejor, es necesario explicar cómo está conformada su compleja estructura.

En lo que tiene que ver con el sistema óseo, el hombro se compone de clavícula, cabeza humeral, escápula y acromion. Además, entre los músculos más importantes que rodean al hombro podemos mencionar el supraespinoso, el subescapular, el deltoides y el infraespinoso. A estos hay que sumarle ligamentos, tendones, bursas y nervios, entre otras estructuras.

¿Qué es el hombro de nadador?

Es una denominación genérica que describe un trío de lesiones recurrentes en el hombro y que puede sufrir cualquier persona, pero que por su alta incidencia en aquellas que practican natación se le ha dado este nombre. Las tres condiciones que causan dolor similar son: tendinitis del bíceps, bursitis subacromial, y tendinitis del manguito rotador.

La lesión de hombro de nadador puede darse por la concurrencia de estas tres lesiones o por alguna de ellas. Suelen ser causa de dolor agudo más o menos intenso que, si supera los tres meses de duración, empieza a ser considerado como dolor crónico.

¿Qué causa el hombro de nadador?

En general, la causa se encuentra en el movimiento repetitivo del grupo articular. Puede darse por:

Entrenamiento excesivo

Los deportistas de competición entrenan varias horas al día para mejorar su rendimiento. Esto puede llevar a que las articulaciones, en este caso las de los hombros, se estresen por el exceso de movimiento repetitivo y terminen en alguna de las lesiones mencionadas.

Inestabilidad del hombro

Debido a que el hombro es una articulación con mucho movimiento pero apoyada en una cavidad poco profunda, tiende a ser inestable. Por ello, cuanto más se muevan los hombros, más inestables serán y así mismo aumenta la posibilidad de lesionarse.

Otras causas

  • Falta de técnica a la hora de practicar la actividad deportiva en la que están involucrados los hombros.
  • Fatiga del manguito rotador.
  • Hablando exclusivamente de natación, el estilo libre, o crol, es el que genera más lesiones de hombro, seguido de los estilos mariposa y espalda.
  • El uso de manoplas o palas para bracear aumenta las posibilidades de lesión, debido a que hay más resistencia al agua.</ li>

Síntomas del hombro de nadador

El primer síntoma es el dolor de la articulación en el momento en que se termina de nadar o de realizar la actividad en la que la articulación ha tenido bastante movilidad. Este dolor se incrementa cuando se levanta el brazo por encima de la cabeza. Por ejemplo, peinarse se convierte en una tarea dolorosa y casi imposible de realizar.

Otro síntoma de esta lesión es que el hombro pierde movilidad y tiende a ponerse rígido. También es frecuente notar alguna inflamación en el área.

Diagnóstico y tratamiento del hombro de nadador

Generalmente a las unidades de dolor acuden pacientes que no han encontrado en los tratamientos farmacológicos una respuesta a su dolor, y que persisten en el tiempo, al punto de cronificarse.

Para el diagnóstico del hombro de nadador nos apoyamos en pruebas como la ecografía y la resonancia magnética, para ver el estado de la lesión y planificar su tratamiento.

En la Clínica del Dolor de Madrid tratamos el hombro de nadador con diferentes técnicas dependiendo de su causa. Estas van desde los fármacos hasta los bloqueos intraarticulares o la radiofrecuencia de los nervios implicados en el dolor.

¿Cómo se previene el hombro de nadador?

Las lesiones de hombro se pueden prevenir si se siguen algunas recomendaciones:

  • Hacer un correcto calentamiento y estiramiento de músculos y articulaciones antes de la actividad deportiva, doméstica o laboral.
  • Incluir ejercicios de fortalecimiento dentro de las rutinas diarias.
  • Entrenar con moderación.
  • Hacer períodos adecuados de descanso durante el entrenamiento o la actividad que propicia el dolor.</ li>
  • Prestar importancia a los primeros síntomas del dolor.
  • Revisar con ayuda de un entrenador la técnica que se está empleando para la práctica de la natación o del deporte de raqueta.

IMPORTANTE
Este blog tiene como objetivo dar a conocer la actividad de la Clínica del Dolor de Madrid al público en general. En ningún momento la información de estas líneas reemplaza el diagnóstico médico o la prescripción de tratamiento que determine el personal sanitario para cada paciente.