El dolor facial atípico y su tratamiento

De acuerdo con la Sociedad Internacional de Cefaleas, la presencia de dolor facial u oral persistente con diferentes formas de manifestación, con una duración de más de dos horas al día durante un período superior a tres meses, y cuya causa no pueda atribuirse a un déficit neurológico, es compatible con el diagnóstico de dolor facial atípico.

Este dolor de carácter crónico también es conocido de manera más reciente como dolor facial idiopático persistente. Su denominación como idiopático ya nos da una idea de su complejidad, toda vez que esta palabra se designa a los padecimientos o enfermedades de causa desconocida.

Suele empezar sobre el labio superior y el ala nasal, o la mejilla, y poco a poco se puede extender por el resto de la cara y parte del cuello del paciente. Inicialmente se le llamó atípico porque sus características particulares le impiden ser considerado como una neuralgia de trigémino y no se sabe a ciencia cierta qué lo genera.

¿Qué características tiene el dolor facial atípico?

Se trata de un tipo de dolor que que predomina en el sexo femenino, con edad media de aparición en la cuarta década de la vida.

A día de hoy, la investigación sugiere que se trata de una alteración del sistema nociceptivo, o lo que es lo mismo, del conjunto de neuronas que se encargan de registrar las sensaciones dolorosas. Algunos datos indican que este dolor podría explicarse por una hiperactividad neuronal central como consecuencia del daño de algunas neuronas aferentes, que son aquellas que llevan los impulsos desde los órganos sensoriales hacia el sistema nervioso central.

En general se reconoce que el inicio del dolor tiene que ver con procedimientos dentales o del ámbito otorrinolaringológico. También se documenta su relación con padecimientos de tipo psicológico como la depresión o la ansiedad.

El dolor facial atípico es cambiante de paciente en paciente y fluctúa tanto en intensidad como en frecuencia y localización, aún para una misma persona. Se caracteriza por ser incapacitante, constante y diario, es decir no da tregua a quien lo padece. Suele ser descrito como mal localizado, punzante, urente o pulsátil. Se puede presentar acompañado con otras alteraciones sensitivas como quemazón, hinchazón, sensación de hormigueo o de adormecimiento. En un 60 por ciento de los casos se presenta de forma unilateral

El dolor facial atípico también se suele localizar en los dientes o en encías en las que se han realizado extracciones y procedimientos dentales.

Diagnóstico y tratamiento del dolor facial atípico

Respecto al diagnóstico, y debido a las características propias de este tipo de dolor, lo que hacemos en unidades especializadas como la Clínica del Dolor de Madrid, además de una exhaustiva valoración clínica, es recurrir a pruebas diagnosticas como la resonancia magnética craneal con el fin de descartar o confirmar otros diagnósticos asociados que puedan justificar el dolor.

Para tratar el dolor facial atípico se recurre en primera instancia al manejo farmacológico. Medicamentos neuromoduladores como los antidepresivos, ansiolíticos, anticonvulsivantes y antiepilépticos son los más indicados para abordar esta fase del tratamiento.

Si el dolor persiste, y de acuerdo con el caso particular, se puede recurrir a procedimientos intervencionistas como la radiofrecuencia pulsada o el bloqueo nervioso del ganglio esfenopalatino. Este ganglio está ubicado en una zona en la que se concentran varios nervios o inervaciones de regiones faciales como la nasal, la ocular y la palatina. Al tratarlo con radiofrecuencia pulsada, o bloquearlo, se consiguen resultados muy favorables para tratar estas algias faciales.

Estos procedimientos se llevan a cabo bajo sedación ligera y con anestesia local. La mejoría puede llegar hasta el 70 por ciento, y si el dolor vuelve a presentarse en el transcurso de semanas o meses, se puede repetir el procedimiento.

Con frecuencia, conviene complementar los tratamientos farmacológico e intervencionista con terapias como la cognitivo conductual, con el fin de abordar rasgos psicológicos que puedan influir en el cuadro de dolor.

IMPORTANTE
Este blog tiene como objetivo dar a conocer la actividad de la Clínica del Dolor de Madrid al público en general. En ningún momento la información de estas líneas reemplaza el diagnóstico médico o la prescripción de tratamiento que determine el personal sanitario para cada paciente.